NICOLAS “MUDO” INCIARTE

NICOLAS “MUDO” INCIARTE PAIVA

Head Coach de los planteles de RUGBY

Casado con Cecilia Rachetti. Tres hijos: Macarena, Nicolás y Tomás

En el Club Seminario desde Febrero 2015

Es Hincha de Old Christians y de Nacional

¿Qué significa el rugby en tu vida… primero como jugador del Christians y después como entrenador?

El rugby es un deporte muy importante en mi vida, empecé a  jugarlo a los 8 años en el  Christian Brothers College. Los Brothers  usaron este deporte para enseñar  valores importantes para la vida. “Como decía un monje irlandés: los niños deberían jugar al rugby para conocer el esfuerzo y el sufrimiento del trabajo en equipo, respetar la autoridad, crecer bajo la aceptación, valorar el silencio, y sobre todo, lo que cuesta ganar un metro en la vida y lo fácil que es perderlo por no saber callar. En el rugby a veces se complica el juego, pero al menos no se finge. En el rugby no se puede engañar al árbitro; en el rugby el ganador hace un pasillo y agradece el esfuerzo al perdedor; en el rugby, el local está obligado a invitar a comer y beber al visitante, en el rugby no hay gritos al árbitro, en resumidas cuentas, un ejercicio centenario donde se ensalsan esos vocablos que hoy han caído en desuso: educación, esfuerzo, respeto, silencio, trabajo, dedicación y sobre todo mucha humildad. Humildad con H mayúscula como los postes de rugby.” 

 Y, ¿El Old Christians?

Es mi club , mi casa, donde están mis amigos y mi familia. Me enovié con Cecilia a los 16 años, y me acompañó en todos mis partidos, como jugador y como técnico. Mis hijos fueron los 3 al Christian. Macarena jugó alli al hockey, Nico al rugby y futbol, en el colegio y en el Club y Tomás esta hoy en día jugando por el Club y en la Selección Juvenil. Jugué en el colegio y con 16 años un Sudamericano juvenil sub 18 en Chile. Y de ahí en más jugué en la Selección Uruguaya en las distintas categorías hasta alcanzar la primera división de mi club. A los 26 años  por una lesión  en la espalda dejé de jugar pero ya estaba  entrenando  desde los 24  a juveniles de  la Scuola Italiana. Al poco tiempo empecé a dirigir  en el Christian y al Old Christians Club. Allí dirigí  desde juveniles hasta el plantel principal. Son muchos días y años de mi vida dedicados al colegio y al club, ya que siempre había algún equipo de los que dirigía 

participando en prácticas o campeonatos.

Fuiste Entrenador de la selección.. contanos del mundial del 99  y la eliminatoria 2007 de Los Teros…

Como Técnico de Uruguay, participé en un Sudamericano Juvenil en Mendoza y un Mundial Universitario en Sudáfrica. Luego en el Mundial de Mayores en 1999,  que se desarrolló en Gales (principal), Escocia, Francia,Inglaterra e Irlanda. El primer partido fue contra España a quien ganamos 27 a 15, luego contra Escocia (en ese momento campeón del  5 naciones) perdimos 43 a 12 y por último con Sudáfrica (en ese momento, el último campeón del mundo) 39 a 3. Por primera vez  Uruguay participaba de un mundial. Fue un campeonato bárbaro, se formó un gran grupo humano con mucho sacrificio, la verdad,  increíble. También fui Técnico en la  clasificación para el mundial de 2007, donde perdimos  en el Parque Central por un punto contra Portugal, quedando afuera de este campeonato. Una lástima!

¿Cómo llegas al Club Seminario y con qué desafío te encontraste?

Llego al por una casualidad, yo no estaba para dirigir. Pensando en tener un año para disfrutar desde otro ángulo, desde la tribuna,  a mi club.  Me ofrecieron diciendo que había un trabajo interesante por hacer y que  el Club Seminario viene recorriendo caminos similares a los que recorrió el OCC en sus comienzos, que podía dar una mano en el rugby. Luego de un par de reuniones con directivos, de pronto estaba parado, una nochecita,  frente a un plantel, en el “Viejo y el mar.”

¿Cómo ves al Club Seminario y en especial al rugby: fortalezas y debilidades…

Las fortalezas que encontré son los valores del rugby:  respeto, confianza, compañerismo, pasión, compromiso, iniciativa, superación deportiva, un gran equipo, dentro y afuera de la cancha. Y el apoyo de un grupo de padres, siempre dispuesto a dar una mano en lo que se precise. Los padres tienen que ser grandes impulsores de este deporte,  ya que los valores que el rugby enseña es lo que queremos, como padres, para nuestros hijos. Y una debilidad es que es un club muy joven… pero creo que con el tiempo  va a  crecer mucho.

¿Cuál es tu evaluación de este 1er año a cargo de los planteles del Club y cuál es el principal desafío para el 2016?

Este año,  fue positivo,  me sentí muy cómodo, con un gran grupo humano, me hizo muy bien recuperar las ganas de dirigir, conocer personas espectaculares y me siento agradecido y orgulloso de  haber compartido con ellos  este 2015. Queda mucho por hacer, y con sacrificio y constancia se puede lograr que el Club Seminario este entre los grandes del rugby, que es donde tiene que estar.

GRACIAS Nicolás! y una vez más BIENVENIDO!!! 

#arribalabordo #clubseminariocrececontigo